Jueves 15 de Noviembre de 2018

“Empezamos a sanarnos de la corrupción”, sostiene psicoterapeuta Carmen González

2 Noviembre, 2018
“Empezamos a sanarnos de la corrupción”, sostiene psicoterapeuta Carmen González

Destaca que el alma social del país lucha para erradicarla y eso traerá buenas cosas.


Agencia Andina.-La corrupción es un terrible cáncer que afecta el sentimiento social de un país y el Perú está dando muestras de una lucha tenaz para acabar con ella y, aunque se trate de una etapa muy dura, traerá algo favorable para todos, aseveró la psicoterapeuta Carmen González.

 

“Así como tenemos un alma familiar, el Perú tiene un sentimiento social de lucha contra la corrupción y eso va a traer algo favorable. Muchas personas se han alineado para luchar contra ella. Hace pocos años había indiferencia, la gente decía no importe que robe si hace obras. Hemos dado un salto cualitativo para sanar la patria y eso hay que celebrarlo”.

 

En entrevista con el programa Saludable Mente de Andina Canal On Line, la experta indicó que venimos hablando de la lucha contra la corrupción desde hace varios años, pero al ser un país con tantas necesidades, “no nos hemos desarrollado emocionalmente y muchas personas tienen un actuar primario".

 

“Esto quiere decir que cuando una persona está tan angustiada porque no sabe qué va a comer, porque vives en los cerros, o porque está en los sectores más altos y solo le interesa consumir; entonces no pensamos y actuamos como niños”.

 

Cuando piensas de forma infantil no puedes entender palabras abstractas, como podría ser corrupción, “eso no te dice nada”, dijo. 

 

Señaló que -pese escuchar los audios de la corrupción- en las más altas esferas de la justicia, hemos tenido que “verlos” para poder indignarnos.

 

 

 

Pobreza y salud mental

 

La especialista advirtió que la “pobreza material trae problemas psíquicos” porque no se construye confianza. 

 

“Hay una falta de afecto social, indiferencia, por eso es bueno que se castigue la corrupción. Creo que ha sido buenísimo todo este proceso (destape de actos corruptos). La gente está aprendiendo a amar el Perú. Cada persona que roba comete una agresión contra toda la gente pobre. No podemos ser indiferentes”. 

 

Aconsejó a las autoridades aprovechar la encendida lucha contra la mentira y robo dentro de la política para hacer “una campaña nacional contra la corrupción. Dar muchos mensajes una y otra vez porque no se trata de saber. Hay que internalizar”. 

 

Ambos conceptos son distintos y puso esto como ejemplo: “Tú puedes saber que eres princesa, pero no caminas como princesa, porque no lo internalizaste. A veces te tienen que decir ‘princesa’ para que camines como tal y eso se logra con muchos mensajes”.

 

Sugirió hacer una campaña, en las empresas particulares y del Estado, “para que la gente pierda el miedo. Todos tenemos que ser colaboradores eficacesde la patria. Tenemos que hacer algo para aprovechar que muchos ciudadanos se han puesto de pie”.  

 

 

 

Keiko, reacciones divididas  

 

Sobre el reciente encierro de la lideresa del partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, sugirió 

“controlar los odios” para lograr que la repulsión que todos sentimos contra la corrupción se convierta en indignación sana y satisfacción porque se está haciendo un trabajo de limpieza.

 

“Quisiera que las personas den un paso adelante. Si bien hay una parte que van a estar satisfechos con que Keiko Fujimori vaya a prisión, no debemos descargar allí toda la molestia frente a injusticias que hemos tenido desde pequeños”.

 

Refirió que personalmente le apena la situación que enfrente la señora Fujimori, pero -anotó- esto forma parte de proceso judicial y hay que respetarlo. 

 

“Tengo dos emociones, una más grande que otra. Una parte en que pienso en sus criaturas (hijas 

de Keiko Fujimori), pero más grande es el deseo de que mi patria quede curada. Hemos empezado a sanarnos de la corrupción”.

 

Reiteró que la lucha contra este flagelo es tarea de todos, que el hogar es el gran formador de corruptos y delincuentes del país y que los padres de familia pueden hacer un gran trabajo en este sentido.