Jueves 15 de Noviembre de 2018

La estimulación cerebral profunda: nueva técnica para el tratamiento de Parkinson

4 Septiembre, 2018
La estimulación cerebral profunda: nueva técnica para el tratamiento de Parkinson


Salud en Casa.- Una de las cosas más importantes cuando se sospecha de una enfermedad grave, es saber cómo identificar los primeros síntomas. Agendar una consulta médica para confirmar sus posibles sospechas resulta vital, debido a lo complicado que es identificar el Parkinson en sus etapas iniciales. Saber exactamente qué buscar y cómo reaccionar es imperativo.

 

 

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurológica, crónica y progresiva que afecta las células nerviosas (neuronas) del cerebro. Los síntomas incluyen temblores (movimiento rítmico de los labios, el mentón, las manos y las piernas), rigidez y lentitud, problemas de equilibrio y marcha.

 

“La dopamina es un neurotransmisor que, en pacientes con la enfermedad de Parkinson, se encuentra en niveles por debajo de los normales”, comenta Ramón Lugo, Neurólogo de Cleveland Clinic Florida. Es por ello que, para ayudar a controlar los síntomas, los pacientes pueden tomar levodopa, un medicamento que se convierte en dopamina cuando llega al cerebro. A menudo se receta con un segundo fármaco llamado carbidopa, que compensa los efectos de las náuseas causados ​​por la levodopa cuando se administra sola.

 

Como alternativa, los médicos también pueden usar la estimulación cerebral profunda para tratar a los pacientes que no encuentran alivio con medicamentos. Ésta es una forma de modular eléctricamente las partes del cerebro que son responsables de los movimientos causados ​​por la enfermedad de Parkinson. Durante el procedimiento, los electrodos se colocan en el núcleo subtalámico o globo pálido, conectados por medio de cables a un generador de pulso implantable, que es un tipo de dispositivo de marcapasos colocado debajo de la piel del pecho, en la parte inferior de la clavícula.

 

Una vez activado el generador de pulso implantable, envía pulsos eléctricos continuos a las áreas objetivo en el cerebro, modificando los circuitos cerebrales que son responsables de los principales síntomas del Parkinson, sin cambiar permanentemente partes del cerebro. Los pacientes reciben un programador simple para encender o apagar el generador de pulso implantable, verificar la vida útil del dispositivo o elegir entre las diferentes funciones preestablecidas según sus síntomas y necesidades.

 

Badih Adada, Neurócirujano y Director del Braathen Neuroscience Center de Cleveland Clinic Florida, explica los beneficios de la estimulación cerebral profunda para pacientes con Parkinson.

 

"Un diferenciador clave de la estimulación cerebral profunda es que no daña ninguna parte del cerebro y tiene menos complicaciones que otros tipos de cirugía. Además, se pueden hacer ajustes a medida que la enfermedad de la persona cambia sin cirugía adicional, también se puede apagar si ocurren efectos secundarios excesivos, sin consecuencias a largo plazo. Más del 70% de los pacientes que se someten a este procedimiento muestran una mejoría significativa de todos los síntomas relacionados”.

 

Del mismo modo, el especialista, indica al igual que sucede en cualquier cirugía, existen algunos riesgos. "En general, los éstos pueden incluir infección, hemorragia intracerebral y cambios en la memoria o la cognición. Sin embargo, los beneficios que obtienen los pacientes que deciden realizar la cirugía superan los riesgos”.

 

Conjuntamente con los síntomas que debe aprender a identificar, Cleveland Clinic brinda cuatro aspectos que usted debe considerar:

 

El Parkinson es una enfermedad progresiva

La enfermedad empeora con el tiempo; no obstante, cada caso es diferente. El tratamiento se enfoca en limitar el impacto de los síntomas en su vida diaria.

 

La causa es en gran parte desconocida

En el 95% de los casos, los doctores no pueden identificar cuál es exactamente la causa de esta enfermedad. Por el contrario, las investigaciones muestran que las mutaciones genéticas son responsables de los casos restantes. A menudo, una combinación de factores como la susceptibilidad genética y los factores ambientales (que tienen lesiones múltiples en la cabeza, por ejemplo) están involucrados.

 

El tratamiento depende de los síntomas

Dependiendo del impacto de los propios síntomas, los médicos determinarán cómo tratar su enfermedad. Si sus síntomas no interrumpen su actividad diaria, es probable que posponga la prescripción de medicamentos.

 

Otras afecciones neurológicas pueden confundirse con Parkinson.

Evite hacer suposiciones sobre su condición antes de ver a un neurólogo o especialista en Parkinson para obtener un diagnóstico adecuado, ya que accidentes cerebrovasculares, infecciones, entre otros, pueden confundirse fácilmente con Parkinson.

 

“La experiencia de cada persona que padece de Parkinson es única", dice el Dr. Adada. "Es importante obtener una buena evaluación de un neurólogo o un experto en Parkinson para asegurarse de que está en el camino correcto".